El municipio acoge este fin de semana el IV Encuentro de Libreas de la Isla de Tenerife con la participación de las Libreas de Tegueste, Valle Guerra, El Palmar y las de El Lugar de Buenavista del Norte.

Este próximo sábado 27 de mayo el casco de Buenavista del Norte albergará el IV Encuentro de Libreas de Tenerife, un evento que nos da la oportunidad de disfrutar de un evento que, además de su indudable importancia como patrimonio intangible cultural, nos ofrece la espectacularidad y colorido que cada una de las Libreas alberga.

La idea inicial para la celebración de este tipo de encuentros se fundamenta en que, aunque todas se denominan igual, cada una responde a una manifestación cultural singular, a través de la cual cada comunidad de origen transmite distintos significados y simbología, mediante rituales específicos.

El programa de actos arranca este próximo miércoles 24, con la inauguración de la exposición ‘Libreas de la Isla de Tenerife’ que tendrá lugar a partir de las 19.30 horas en la Sala El Granero. En el mismo acto se presentará el sello postal conmemorativo del evento, una iniciativa que ha trabajado el Ayuntamiento de Buenavista del Norte y que supondrá un aliciente para los coleccionistas y amantes de la filatelia. Además se proyectará el documental ‘Cabreros’ que habla sobre los cabreros de Benijos que todavía realizan la trashumancia en el Valle de La Orotava y participan el día de San Juan en el ‘baño de las cabras’, en el muelle de Puerto de la Cruz.

Pero la programación tiene su punto álgido el sábado 27, desde las 17.00 horas, la sala El Granero acogerá una mesa redonda bajo el título ‘Pasado, presente y futuro de las Libreas de Tenerife’ en la que intervendrán Ricardo Fajardo Hernández, antropólogo, Marcela del Castillo Hernández, antigua concejala de Cultura del Ayuntamiento de Tegueste, y un miembro de cada una de las libreas, en un acto moderado por María Dolores García Martín.

Seguidamente, en torno a las 19.00 horas se realizará el acto de representación que tendrá lugar en la calle La Alhóndiga y aledaños de la Plaza de Los Remedios, donde el público asistente disfrutará de cada una de estas manifestaciones.

La organización de este encuentro ha correspondido al colectivo de las Libreas de ‘El Lugar de Buenavista’ en colaboración con el área de Cultura del consistorio buenavistero, quienes en esta ocasión les corresponden servir de anfitriones en un acto que cada año se organiza de forma rotativa por los municipios en los cuales se representa cada una de ellas. Este colectivo está vinculado al aula cultural de etnografía dependiente del Vicerrectorado de Relaciones con la Sociedad de la ULL.

González agradece “la colaboración de todos los colectivos e instituciones que participan, y en especial a Don Manuel Perera, vecino del municipio y conocido etnógrafo, quien ha estado en contacto continuo para la organización de esta edición como representante del colectivo organizador”.

 

Ángeles González manifiesta “estos encuentros sirven como elemento de reconocimiento y puesta en valor del trabajo de muchas personas que trabajan por mantener vivas nuestras tradiciones”.

La tradición de las libreas en Buenavista del Norte.

El municipio cuenta con dos representaciones de las libreas, por un lado las ‘Libreas de El Palmar’ cuya escenificación se da cada año en el marco de las fiestas en honor a Ntra. Sra. de la Consolación, el tercer sábado del mes de septiembre. Tres parejas de bailadores compuestas exclusivamente por hombres, de los cuales tres se disfrazan de mujer, danzan al son del tajaraste acompañados por la figura del diablo. Un rito según testimonios de los moradores del lugar, que simboliza la lucha entre el bien, representado por los bailadores y el mal, encarnado por el diablo, significando ésta representación uno de los bailes más arraigados y puristas del folclore popular canario.

Las libreas de ‘El lugar de Buenavista del Norte’ salían en representación durante la víspera de las dos fiestas principales del pueblo, san Bartolomé (24 de agosto) y Ntra. Sra. de Los Remedios (25 de octubre), una simbología cuya razón esencial era acabar con el mal, también representado por la figura el diablo, amenazador de la vida de los animales y de las cosechas.

Tamaño de Fuente