GASTRONOMÍA.

Cada rincón de Buenavista del Norte ofrece a vecinos/as y visitantes una variedad de productos locales de gran calidad, que no defraudan a los paladares más exigentes. En el casco urbano se pueden degustar los muy afamados rosquetes de vino o huevo, truchas de batata o cabello de ángel y multitud de dulces que combinan lo más tradicional con nuevas tendencias en repostería.

El plátano, siempre presente en las fincas cercanas a la costa, se convierte en un reclamo para todos cuantos visitan Buenavista. En la mayoría de los casos nunca abandonan el lugar sin adquirir la más popular de las frutas canarias en los mercados locales o degustarlo en combinación con otros ingredientes en alguno de los muchos restaurantes de la zona.

 

Del Valle de El Palmar destacan su excelente vino, la calidad de su gofio y sus múltiples variedades de papas, además del sabor de sus manzanas, ciruelas y peras. Mientras en el Caserío de Teno Alto puede disfrutarse de exquisitos quesos en múltiples formas: del queso fresco al duro, pasando por otras variedades tiernas o ahumadas. Este alimento puede adquirirse en la pequeña venta de Teno Alto, así como en otros mercados del municipio, pero también podemos degustarlo en la mayoría de las cafeterías y restaurantes de la zona, que lo incorporan como uno de sus más apreciados manjares. En el Caserío de Masca destacan sus sabrosos ñames y su exquisita miel de abeja, del mismo modo que en El Carrizal son las batatas y las cebollas de sabor dulce y coloración rojiza las que hacen las delicias del visitante,

Carnes y Pescados.

Cualquier lugar del municipio es ideal para degustar alguno de sus platos más típicos y tradicionales: desde pescados frescos como la vieja, la cabrilla, el sargo o la sama, procedentes de la propia costa del municipio, hasta una más que amplía variedad en pollos y otras carnes a la brasa en el casco urbano o en los caseríos de medianías.

Buenavista del Norte ofrece un amplio abanico de posibilidades. En todos sus rincones encontraremos restaurantes cuyo prestigio nace del uso de los productos locales, y que se acompaña del ambiente acogedor propio de los entornos rurales, que hacen sentir como en su casa a todos cuantos los visitan.

Tamaño de Fuente