En Buenavista del Norte perviven conjuntos arquitectónicos de sobria belleza e importancia patrimonial. Es el caso de sus caseríos de El Palmar, Las Lagunetas, Las Portelas, Masca, Los Carrizales o Teno Alto, testimonio inconfundible de la arquitectura tradicional canaria. Este tipo de viviendas, de una sola planta y construidas con piedra, madera, tejas y arcillas locales, cuentan con tres o cuatro dependencias dispuestas linealmente y en forma de “L” que se comunican por un patio. Junto a ellas es fácil observar la presencia de eras.

ARQUITECTURA RELIGIOSA.

Iglesia de Nuestra Señora de Los Remedios.

La Iglesia de Ntra. Señora de Los Remedios, patrona del municipio, se ubica en la Calle La Alhóndiga del centro histórico, frente a la Plaza que lleva su mismo nombre. En 1513 era colocada la primera piedra, para que cinco años más tarde se oficiara allí la primera misa inaugural. Antes de finalizar el siglo, ya disponía de una nave, dos capillas y coro, a los que se añadieron luego los oratorios y el baptisterio.

Hacia finales del siglo XVII, se construye la nave del Evangelio y en el año 1951 se erige la torre, en lo que constituye la última de sus ampliaciones. El 22 de junio de 1996, la iglesia es pasto de las llamas, perdiéndose entre ellas gran parte del patrimonio histórico‐ artístico que suponía y que hasta entonces era el más importante del municipio. La imagen de la Virgen, que databa de 1733, tuvo que ser reemplazada un años después del incendio por una obra esculpida por el gaditano Luis González Rey.

De gran valor artístico eran los retablos, la imaginería, las pinturas, y las piezas de orfebrería que tenía el templo. El fuego acabó con todo este patrimonio. Aunque es necesario recordar algunos elementos como el retablo mayor, de estilo barroco; la imagen de la Virgen de Los Remedios, una escultura del siglo XVII; los óleos sobre tabla y sobre lienzo de La Santísima Trinidad o el Cuadro de Ánimas, La Anunciación y La Visitación y piezas de orfebrería como el guión procesional, las andas de la Virgen de Los Remedios, el arca del monumento, etcétera.

Las Ermitas.

De las Ermitas presentes en la zona destacan, por su antigüedad, la de San Sebastián y la de La Fuente, ambas de mitad del siglo XVI. La primera fue reedificada en su totalidad a finales del siglo XIX y se ubica en la plaza que lleva su mismo nombre, en el cruce entre la Calle La Alhóndiga y la Carretera a Punta de Teno; mientras que la segunda ermita, así como la hacienda a la que pertenece, la encontramos de camino a la Punta de Teno

Convento de San Francisco.

El Convento de San Francisco fundado en la primera mitad del siglo XVII fue el decimosexto de la Orden Franciscana en Canarias, contando con una comunidad de doce frailes que se encargaron de los oficios religiosos y de la enseñanza en el pueblo.

Además de las dependencias monacales, el conjunto estaba constituido por una iglesia y una plazoleta con cipreses. A mediados del siglo XIX se convierte en cementerio, posteriormente deja de tener esta función y actualmente se mantiene su portada de cantería. Las columnas que flanquean la portada descansan sobre plinto con rosetón labrado, mostrando en su fuste decoración en zig-zag. Luego hay un entablamento y rematado todo por el clásico frontón triangular con el emblema franciscano.

ARQUITECTURA TRADICIONAL.

Las Haciendas.

Son edificaciones de dos plantas construidas con materiales de primera calidad, muros decorados con piedra labrada y balcones tallados en madera. La casa está dividida en varias áreas según la funcionalidad que se le daba: las dependencias familiares, la zona laboral y agrícola, y en algunos casos, una ermita. Destaca la Hacienda de San Juan de Taco, construida en forma de ‘L’ y con una Ermita que data de 1641.

La utilización masiva de cantería, su distribución y la disposición de los vanos la convierte en un ejemplo singular, más parecido a los modelos constructivos de Gran Canaria que a los/as tinerfeños/as. La fachada presenta un tratamiento a base de cantería que enmarca las ventanas superiores con pequeñas gárgolas.

También encontramos la Hacienda de La Fuente, antigua propiedad de Juan Méndez El Viejo; personaje muy significativo que tomó parte en la conquista de Gran Canaria, Tenerife y La Palma. Al valor histórico se añade el interés arqueológico de la hacienda debido a la existencia de numerosos yacimientos prehispánicos cerca del límite costero de la finca.

Tamaño de Fuente